Construyamos una gran alternativa política

Spread the love

El aumento de la crisis en el país no sólo trae una mayor conflictividad social y luchas justas de trabajadores y sectores populares que debemos apoyar, sino que genera movimientos políticos, nuevos realineamientos y fundamentalmente amplía que hacen más urgente el debate sobre qué salida hace falta y qué herramienta política construir para lograr cambios profundos, que garanticen un cambio soberano, emancipatorio y, a nuestro modo de ver, en sentido socialista. Se vienen tiempos donde este debate se hace más urgente.

Claro está que ni el viejo PJ ni la UCR o variantes de derecha como el PRO tienen nada que ofrecerle al pueblo: fueron artífices del pasado entreguista y neoliberal o garantes hoy de nuevos ajustes como en la Capital u otras provincias. Tampoco el kirchnerismo es solución ni cambio positivo a futuro, ya que detrás de su falso discurso le cobra impuestos a los trabajadores, paga la deuda externa contraída por la dictadura, garantiza el robo y la destrucción de nuestro medioambiente por parte de las megamineras, la continuidad del festín de la renta financiera y encima, al mejor estilo que la derecha clásica, nos pone la ley antiterrorista para frenar las luchas. No está de más decir que es el mismo gobierno que se fotografía con Lezcano y el agente del Batallón 601 Gerardo Martínez, apoyando a este sector sindical. Sin palabras.
Toda esta realidad, combinada con las expectativas de millones de tener un futuro mejor y distinto, realza la necesidad de construir una alternativa política grande, unitaria y firme en sus propuestas progra-máticas, como la recuperación de nuestros recursos naturales y estratégicos, la reconstrucción desde el Estado y con control social del sistema ferroviario, la defensa del medioambiente y la vida, los aumentos de salario acordes a las necesidades sociales y el otorgamiento del 82% móvil a nuestros viejos. También una reforma tributaria que elimine el IVA a los productos de primera necesidad y le ponga fuertes impuestos a los que más tienen. Estas, entre otras propuestas, necesitan de una alternativa que se proponga cambiar de verdad.
La construcción de una alternativa que proponga esta salida no es tarea de una sola organización, sino que depende de la voluntad de diversos sectores políticos y sociales que veamos la necesidad de unirnos para construirla. Es tarea de las organizaciones políticas que, ubicados a la izquierda del gobierno, nos jugamos por cambios profundos. Y también de los trabajadores en general y de los sectores populares, la juventud con toda su fuerza y los sectores medios castigados. Todos tenemos mucho que aportar y somos necesarios.
Como parte de este desafío político fuimos dando pasos y haciendo experiencias. Desde el MST venimos actuando en común junto a Pino Solanas y los compañeros del Movimiento Proyecto Sur, experiencia que valoramos y mantenemos. Intentando hacer entre todos una alternativa que se plante a favor de los derechos de las grandes mayorías, contra el bipartidismo y la vieja y nueva derecha. A la vez, sabemos que hay muchos otros compañeros con quienes podríamos ampliar esta unidad tan necesaria. En particular con los que, desde las filas de la CTA, participan en la lucha política a través de Unidad Popular y Buenos Aires Para Todos y otras fuerzas afines a este sector.
Creemos que todos los sectores que actuamos unidos en las luchas podemos y debemos unirnos también en la pelea política, superando viejas e inútiles rencillas. Se trata de poner por delante lo que nos une en función de ofrecerle a millones una propuesta supera-dora. Convocando además a los sectores de la izquierda política y social que estén dispuestos a trabajar ampliamente, en unidad con otras tradiciones políticas y sin sectarismo a que se sumen a un proyecto común. Con toda su fuerza social y su experiencia de lucha, sería un gran aporte.
Proponemos, en resumen, la construcción de un gran frente o movimiento político unitario, con peso entre los trabajadores, la juventud y los sectores populares y medios que apoye las luchas, proponga salidas de fondo y se prepare a dar pelea electoral en el 2013 en la Capital, la Provincia de Buenos Aires y en otros lugares del país en donde sea posible. Disputándole a Macri, a Scioli, a los K, a la UCR y a todas las variantes de la vieja política.
Esperamos que en los próximos meses se puedan dar pasos concretos en este sentido. Porque es posible. Porque es necesario. Y porque es la tarea política que hace falta y depende de nosotros.