Balotaje:Plantate no votando a ninguno

Spread the love

Ni Macri, ni Filmus

A poco de realizarse el balotaje porteño el clima de frialdad sigue igual. No es casual: vamos a una elección ya definida. Y la candidatura de Filmus está inmersa en la crisis interna de los K por el golpe recibido en la primera vuelta. Lo único que logrará Filmus es darle otro domingo de alegría a Macri, y eso sí que es ser funcional al macrismo. En este contexto, queremos reafirmar nuestra opinión ante el balotaje.
Durante la campaña recorrimos la Ciudad junto a Pino y los candidatos de Proyecto Sur, llevamos nuestras propuestas, denunciamos la ineficiencia, los negociados y la corrupción del macrismo y del kirchnerismo. “Terminemos con la mordida de los dos gobiernos” decía Pino. Quienes creemos en un proyecto emancipador para la Ciudad y el país, en la ética pública, en la necesidad de recuperar lo nuestro, priorizar la salud y educación pública; sabemos que esos temas sólo figuran en la agenda del PRO y del FPV cuando hay elecciones.

A la caza de los votantes de Proyecto Sur

Después del 10 de julio, tanto desde el kirchnerismo como el propio Macri salieron a intentar dialogar con los votantes de Pino y Proyecto Sur. Macri, hipócritamente, dijo que quería hablar con Pino… quien lo había denunciado por los sobreprecios. Los K, en veloz voltereta, pasaron de acusar a Proyecto Sur y a Pino de ser “funcional a la derecha” a plantear la necesidad de trabajar juntos. Lo que parecen olvidar ambas fuerzas es que si algo tenemos es memoria y coherencia política.
Denunciamos los sobreprecios y negociados de Macri porque son estafas a los porteños. Denunciamos el estado de los hospitales y escuelas porque nos plantamos contra su gestión privatista. Y también denunciamos el modelo K de la corrupción de los De Vido y Schoklender, los números truchos del INDEC y las patotas de la CGT amigas de Tomada. Creemos que esa realidad de los dos gobiernos hace necesario que desde Proyecto Sur no les demos nuestro apoyo.
Como bien planteó Pino, los miles de vecinos que nos votaron tienen la libertad y el derecho de votar como mejor lo consideren el 31 de julio. Sobre esa base, planteamos nuestra clara posición de no votar ni a Macri ni a Filmus. Porque la tarea de un movimiento como el nuestro, que se plantea cambiar el país superando el bipartidismo y la vieja política, no es elegir el mal menor sino construir positivamente para superar ambos proyectos responsables de la situación de la Ciudad y el país.

Operatorias K: ¿plantarse o ceder?

Lógicamente, quienes venimos de la izquierda o el nacionalismo popular no compartimos nada con el macrismo y por eso hace años que lo enfrentamos. Y es verdad que el proyecto de Macri y el de los K no es el mismo. A la vez, que sean diferentes proyectos no implica que uno de los dos sea positivo. Lo esencial es constatar la divergencia enorme que existe entre ambos proyectos y el nuestro. Entre otras cosas, muchas veces ellos votan juntos en la Legislatura y nosotros tenemos que enfrentarlos. Mientras Pino y la mayoría del Movimiento Proyecto Sur partimos de estas consideraciones para dar posición ante el balotaje, algunos compañeros plantea la posibilidad de votar por Filmus. Creemos que es un gran error.
Valga como ejemplo la posición del legislador de Buenos Aires para Todos Rafael Gentili quien adelantó su voto a Filmus y avanzó aun más diciendo que es “un compromiso con el presente, pero también como una apuesta a futuro por la convergencia de todas las fuerzas progresistas de la Ciudad”. Tal definición es equivocada en varios sentidos.
Primero, no se le puede dar apoyo electoral ni menos anunciar un futuro común a quienes tras un falso discurso progresista entregan las riquezas del país. Segundo, el kirchnerismo denuncia a Macri por TV pero tuvo una posición de cogobierno en la Legislatura votando leyes clave del PRO. Y no se puede enfrentar a Macri apoyando a los que permiten sus negociados. Y tercero, quienes hoy dan el salto a apoyar a Filmus pierden de vista el principal objetivo de los K: sabiendo que no pueden ganar el balotaje se presentan igual para intentar llegar al 35 ó 40% y tratar así de demostrar -detrás del voto a Filmus- que Cristina tiene ese grado de apoyo en la Ciudad. A ese objetivo estarán contribuyendo, más allá de sus intenciones, los dirigentes que convocan a votar por Filmus.

Sobre ascos y otras repulsiones

Fito Páez dijo que la mitad de los porteños le da asco. Traigo el tema a cuenta porque es útil para indicar las hipocresías políticas de estos días. Escuchando a Víctor Hugo defender los dichos de Fito, me pregunto: si los bonaerenses votan a Scioli y gana; ¿a los voceros de los K también les dará asco? ¿Hablarán de giro a la derecha? Porque bien sabido es que llegó a la política de la mano de Menem y su gestión actual no dista de su pasado. ¿Y qué sienten los voceros K cuando llevan de candidatos al asesino de tobas Insfrán y al megaminero Gioja? ¿Sienten asco al ver hoy en la boleta de La Rioja a Menem junto a Cristina? ¿Y qué dicen ante la negación de Tomada a darle la personería a la CTA en favor de la CGT o la represión a los docentes santacru-ceños con la justificación de Filmus? Seguramente no solo no tendrán asco sino que se harán los distraídos para no hablar de lo que hay que hablar. Total, en 6,7,8 siempre se puede inventar otra realidad que pinte mejor y los saque del paso.
En nuestro caso, más allá de cómo voten los porteños, lo que en verdad nos da asco es la entrega de nuestro país y nuestras riquezas naturales. Que no se les dé el 82% a nuestros viejos y se escondan millones de pobres debajo de la alfombra.
Nos indigna la corrupción del gobierno nacional y de la Ciudad. Nos da repulsión que muchos menemistas de ayer se autoinventen como nac&pop de hoy sin siquiera ponerse colorados. Nos da vergüenza ajena que los medios K no emitan películas de Pino donde se denuncia la entrega del país, porque las mismas desnudan la complicidad de los Kirchner. Y tampoco olvidamos que los K dicen enfrentar a Mauricio Macri mientras hacen negociados con Franco Macri y otras corporaciones.
Aparte de todo esto, a pocos días del balotaje, lo que sentimos es mayor decisión y coherencia para convocar a los porteños a no votar ni a Macri ni a Filmus. E invitarlos a seguir fortaleciendo, ahora más que nunca, a la única opción alternativa que tras las elecciones porteñas ha quedado en pie y avanzando hacia todo el país: el Movimiento Proyecto Sur.